Cruzando el charco, viaje a Nueva York. Parte 2.

Tras los ajetreados primeros días que ya os conté en el ultimo post Cruzando el charco, viaje a Nueva York. (Días 1-2-3) os traigo como siguió nuestro estupendo viaje por Nueva York 🙂

Cuarto dia, ¡State Island & Estatua de la Libertad! 

Madrugamos y pusimos rumbo hacia Battery Park, de donde sale el ferry para la Estatua de la Libertad. Nada mas salir del metro nos topamos con la estación de ferry que salían hacia State Island, asique creyendo que también iban a la Estatua decidimos coger uno y disfrutar de las vistas hasta llegar.

Resulta que no hacia parada donde nosotros creimos y nos dimos el paseo en vano, lo curioso fue que el 90% de la gente que iba en nuestro primer ferry se volvió con el siguiente y no tenían pinte de haberse equivocado como nosotros, mas que nada porque a unos les preguntamos.

Cuando encontramos el ferry bueno, el que iba a la Estatua de la Libertad, había que entrar en un castillo de Battery Park para pillar las entradas y tras esto ir a la cola por la que tenias que pasar un arco de seguridad y luego otra cola para entrar en el barco.

AQUI LA CITY PASS NO SIRVE DE NADA, por lo menos a la hora de saltarte las colas como en los otros sitios.

¡Llegamos a la Estatua!

La verdad me la esperaba mucho mas alta, pero casi que mejor, porque se veía genial y era impresionante y muy muy bonita 🙂

Decidimos no subir a ella porque hacia demasiado calor ese día por lo que decidimos dar un rodeo viéndola y disfrutar de las vistas.

Cuando regrasamos a Battery Park decidimos ver el parque y sus monumentos conmemorativos a los caídos en servicio.

Después subimos andando por el distrito financiero, donde vimos Charging Bull, la estatua era un caos porque todo el mundo quería hacerse fotos con el toro pero nadie dejaba que se hicieran fotos solo al toro, la gente es muy maleducada con esas cosas porque no puedes ni apreciar bien las cosas así.

Seguimos subiendo hasta terminar comiendo en un Shake Shack, algo que no os había comentado y que me llamo mucho la atención fue que en todos los sitios de comida, independientemente si fuera comida rápida o no, te indicaban en el menú las calorías de cada plato, en plan ¡que te remuerda luego la conciencia por culpa de esas patatas!.

Tras este inciso, fuimos al hotel para descansar un ratito y luego decidimos ir a ver el puente de Brooklyn y sus alrededores devuelta andando al hotel.

 

Quinto día, ¡Partido de los Yankees!

Un par de semanas antes del viaje decidimos comprar entradas para ver un partido de la MLB. No me extenderé mucho porque fueron muchas horas en el campo.

Las entradas nos costaron 10$ lo que esta bastante bien, con las entradas nos regalaron un muñeco de esos cabezones de un jugador, fue un detalle la verdad.

El estadio era super chulo y había un monton de gente, pero debido al mal tiempo que nos hizo ese día mucha gente se fue antes de terminar.

Compramos un bol de nachos y un bol de pollo frito para comer allí, estaba super rico y además los nachos venían en una especie de casco, el ambiente era inmejorable experiencia de 10.

Decidimos dedicar la tarde a hacer compras al rededor del Madison Square Garden hasta terminar cenando cerca del hotel en Chinatown

Sexto día, ¡Central Park & Últimas Compras!

Decidimos levantarnos temprano y aprovechar toda la mañana para ver Central Park, creo que es lo que mas me gusto de Nueva York. Es impresionante como te puedes perder ahí dentro y no sentir que estas en esta ciudad, no escuchas ni un solo coche ni un solo claxon ni un solo alboroto es genial la verdad. Me encantó.

Un dato que me resulto muy curioso de Central Park es que el 75% del dinero que usan para mantenerlo es por medio de donaciones, había un montón de plaquitas en los bancos y en el suelo en memoria de personas que habían donado para el mantenimiento del parque, algo que me pareció muy bonito.

Fuimos caminando de punta a punta del parque, hasta llegar a un barrio ya no turístico donde había un montón de tiendas de ropa en las que toooooodo me valía 🙂 creo que en mi vida había entrado en tantas tiendas en las que el 100% de las cosas que había me valían. ¡Fue genial y me compre un vestido ideal para mi graduación!

Deambulamos mas y terminamos comiendo en un restaurante llamado Johny Rockets de un estilo muy americano de película con una hamburguesa muy rica. Estábamos agotados asique decidimos ir al hotel descansar y hacer la maleta.

Cenamos en un “mexicano” cerca del hotel llamado La Esquina muy muy malo la verdad, primero la camarera que hablaba español se hizo la mongis cuando la preguntamos (en ingles), nos leyó la carta a pesar de entendernos hablar sobre que no entendíamos que era ciertas cosas, y luego va y nos dice – para compartir? (en español), no sé fue muy raro. Luego las raciones “para compartir” eran mas pequeñas que un mendrugo de pan y picaban las cabronas como nadie, sin olvidar que nos cobraron 4$ por 1 Coca-Cola importada, era una Coca-Cola normal que tenia una pegatina que ponía proviene de México nada mas, muy mal la verdad.

Tras lo poco que cenamos y lo mucho que pagamos decidimos probar los canolis en un sitio llamado Café Palermo, pedimos 4 pequeñitos, dos de cada sabor y realmente no era publicidad engañosa el cartel del “Mejor Canoli del Mundo” porque estaba muy rico 🙂

Último día, sexta avenida y vuelta a España 😦

El ultimo día desayunamos muy relajados, como hasta las 11:30 no nos echaban del hotel aprovechamos para quedarnos lo máximo posible allí y terminar de hacer la maleta.

Los del hotel fueron amables y decidieron quedarse con nuestras maletas hasta las 6 de la tarde, no os he dicho que nuestro vuelo salía a las ¡11 de la noche!, así mismo nos ofrecieron un transporte al aeropuerto que nos salió por unos 50$ creo o algo menos en total, menos de lo que nos costo el taxi a la llegada y con la propina incluida asique aceptamos y nos fuimos por ahí.

Cogimos metro hacia un centro comercial llamado Macy´s que me recordó al corte ingles aunque se supone que es como un outlet, a mi todo me pareció carísimo, asique solo lo recorrimos aprovechando su aire acondicionado y que teníamos que hacer tiempo hasta las 6.

Tras salir de aquí entramos en alguna tienda mas y fuimos a comer a un sitio llamado 5 Boro Burger, lo que fallo aquí para mi fue el servicio, la comida muy rica pero las patatas iban aparte y no nos informo asique picamos como tontos y nos cobró lo que quiso, sumado a que se puso encima el 18% que me sentó muy mal, asique le pagamos la propina en moneditas de 1 cent. que tenia la cartera entera. Sigue siendo dinero lo que le das, pero ya te vas mas a gusto jaja.

Localizamos de nuevo la sexta avenida y decidimos seguirla hasta llegar a la calle que cortaría con la de nuestro hotel. La sexta avenida es larguísima bueno como todas las calles en nueva york que cortan casi de punta a punta, pero era la mejor opción con nuestros últimos 6$ y mas 4 horas aun para llegar al hotel.

Vimos un montón de zonas nuevas no turísticas también bonitas y algún que otro parque, donde nos tiramos a descansar.

Una vez llegamos al hotel tuvimos que esperar porque llegamos antes de lo previsto, el hombre que vino a por nosotros para variar era un loco al volante, siempre nos toca gente así en todos los viajes. Nos dio una vuelta de mas de 1h y media para llegar al aeropuerto, cuando llegamos el viaje con atasco incluido duro cerca de 1 hora.

Gracias a esta vuelta turística que nos dio pudimos ver el barrio judío, que era impresionante todos iguales tanto ellos como ellas y he de reconocer que todas ellas iban recatadas pero monísimas, no se fue muy curioso.

Llegamos al aeropuerto y realmente no se que aeropuerto es peor si el de Venecia, el de Nueva York o el de Francia, creo que el ganador es Francia pero bueno, no había apenas nada cenamos un par de porciones de pizza y poco mas.

Tras 7 horas y algo de vuelo llegamos a Francia, porque teníamos escala allí, todavía había menos cosas, bueno para comprar todo lo que quieras pero agua y eso apenas, cuando conseguimos comprar algo de beber la dependienta mas borde y lenta no pudo ser.

El vuelo Francia-Madrid estuvo bien no conseguí dormir nada en las 13h. aproximadas que duro el viaje desde que pisamos el primer avión hasta que llegamos a España, pero al menos estuve hablando a una chica que se sentó a mi lado en el avión y se me hizo todo mas ameno y rápido.

En resumen: Este viaje fue el mas largo hasta la fecha (sin contar el erasmus) que he hemos hecho juntos, estuvo muy bien, os recomiendo ir, Nueva York es una ciudad impresionante y pese a que todo es caro merece la pena ir y patear la ciudad de arriba abajo, como ya nos dijeron el primer día Nueva York nunca la ves entera y hubo cosas que nos dejamos pero vimos todo lo que pudimos, quisimos y mas!! 🙂

Os la recomiendo encarecidamente. Yo volvería aunque quizá no tantos días mas de paso hacia otras ciudades.

Anuncios

One response to “Cruzando el charco, viaje a Nueva York. Parte 2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s