Graz, una corta visita.

Buenos días:) como se acerca la Navidad voy a contaros en estas semanas los viajes que realice el año pasado por estas fechas exactas, para que toméis ideas si decidís viajar en Navidad o en cualquier otra época, claro.

Como ya sabéis en la mayoría de estos viajes y casi todos hasta marzo de este año, partíamos de Maribor en Eslovenia de la cual ya os hablaré muy mucho.

Graz es una ciudad pequeña con mucho encanto, que contrasta lo moderno con la restauración y conservación de edificios antiguos súper bonitos y que encima con un día basta para verlo todo asique, os la recomiendo si vais por la zona hacer una escapada.

Comienza el viaje 

Decidimos ir a Graz porque desde Maribor era tan solo 1h de viaje, lo que significaba que podíamos ir y volver en el mismo día y así lo hicimos.

Fuimos en tren, que como ya sabéis los trenes por Eslovenia te regalan un paisaje maravilloso, y que además nos salió bastante barato, ya que nos costó 19€ ida y vuelta en total. La estación de Graz es de un estilo súper moderna y muy chula, por cierto.

Nuestro itinerario era bastante sencillo, queríamos ver a modo de imprescindible la torre del reloj, su mas famoso museo, su isla artificial y básicamente lo mas basiquillo y turístico del lugar, asique obviamente lo vimos todo.

Torre del Reloj.

Como todo buen viaje, fuimos temprano y empezamos por lo que supuestamente siempre es mas difícil de ver porque muchas veces hay muchos turistas o simplemente largas colas, asique nos fuimos nada mas llegar a la torre del reloj, y obviamente subimos en elevador.

Obviamente puedes subir gratis por las escaleras, pero llegas las ves y es como “uf mejor que no”, además el elevador de esta torre en concreto fue súper chulo porque estaba como por dentro de la roca y parecía una cueva al entrar y subías en un ascensor de cristal redondito a lo película de superhéroes y creo que nos costo 3€ subir y bajar asique no dolió demasiado. He de decir que hay otro método de subida con un funicular, pero lo vimos mas tarde y nos gustaba mas la idea del rápido elevador.

Yo no es por ser vaga (que también) pero prefiero, y esto es una recomendación a nivel personal, subir a los castillos o a lo que este mas elevado en elevador puesto que si el plan es andar el resto del día, comenzar agotados en el minuto 1 ralentiza el ritmo del día. Pero es mi opinión, si os mola subir cuestas y escalones dinero que os ahorráis.

Sinceramente es una visita muy recomendable, es súper bonito e impresiona bastante porque es pequeñito pero monísimo, además la idea de lo que esperas encontrar es muy diferente a lo que realmente te encuentras que es aun mejor. Y las vistas impresionantes.

Callejeando por Graz

Tras verlo y tomas unas fotos de las impresionantes vistas de todo Graz, que siempre ayudan para hacerte luego una idea de adonde quieres ir cuando bajes, fuimos a ver un poco la zona y los jardines antes de bajar. El recinto es enorme, pero nosotros solo vimos una parte.

Tras bajar fuimos derechos al centro histórico, donde recorriendo sus calles partiendo desde su plaza pudimos ver numerosos edificios impresionantes, me recordó mucho a la gran vía de Madrid, pero bastante mas impresionante y ancha. Ya que es una ciudad muy cuca pero también muy comercial (tanto que entramos hasta en un H&M).

A la hora de comer llevábamos nuestra lista de recomendaciones, os hago un adelanto, no lo encontramos.

Digamos que Graz tiene varias calles principales y todas las demás son callejuelas y es muy fácil perderse, de hecho andamos perdidos mas de 1h. hasta que encontramos un sitio de aspecto tradicional, llamado Glöckl Bräu, que casualmente era el que había previamente buscado en internet Markel, (puede que me perdiera apropósito para que acabáramos allí) pero el sitio estuvo genial, nos clavaron pero todo estaba muy muy rico además del trato que fue fantástico, además los camareros iban con trajes típicos muy monos y para aquel que le guste la cerveza tenían una carta casi mas grande que la de la comida.

Después de comer intentamos volver a la principal y entramos en una tienda de chocolate, la verdad es que había muchísimas. Es IMPRESCINDIBLE que vayáis , es decir, no os podéis ir si vais a Austria sin comprar bombones. Yo me enamore de la marca Heindl, (para que veáis que eso si me lo he aprendido) lo que pasa es que fui tonta y compre una caja pequeña que nos duro cosa de un día o mas bien una tarde. Pero cuando fuimos a Viena compramos una mas grande.

Tras este apunte sobre el pecado que es ir a Austria y no comprar bombones o chocolates, fuimos camino al museo de arte que esta cruzando el rio y para ello nos desviamos un poco hacia la isla artificial que hay y que sirve de puente también para cruzar.

La isla sinceramente me la esperaba mucho mas espectacular, es como una capsula en medio del rio donde parece que celebran actos, y había un restaurante, como estaba cerrado quizá no me impresiono tanto como si hubiera habido algo y estuviera menos descuidado a como nos lo encontramos. Al cruzar fuimos al museo de arte que es súper chulo, le da un toque muy moderno a la ciudad.

 

*Nota sobre Graz a modo de resumen: si sois de esos que os perdéis rápido y os desorientáis con facilidad, no es vuestra ciudad, si por el contrario os encanta callejear animaos a ir 🙂

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s