Mejores Mercadillos de Navidad de Europa

La navidad viene y yo adoro muchas cosas que trae consigo, como los adornos navideños, la nieve (cuando hay, y espero ver este año), el dormir hasta tarde y sobre todo lo calentito que se esta en casa bajo el edredón, aunque haya que salir de esa bolita de calor que me creo para ver a la familia.

Pero sin lugar a dudas lo que mas me gusta, como buenas vacaciones que son es el poder viajar!, hace un par de años comencé mi año en Venecia como ya sabéis, (y si no podeis leerlo 😉 ) pero si no se puede viajar como muchas veces pasa, la mejor alternativa para mi son los: MERCADILLOS NAVIDEÑOS!!

A continuación os voy a contar cuáles han sido los mejores mercadillos de navidad en los que he estado!

¡¡Mercadillos Navideños!! 🙂

Y es que son geniales, a mi me encantan y si tuviera dinero arrasaría con el 99% de los puestecitos.

Por lo tanto, hoy lo que he preparado es una pequeña lista de varios mercadillos europeos a los que he ido, una lista desde el que menos al que más me ha gustado aunque repetiría sin dudarlo todos y cada uno de ellos.

Asique si tenéis suerte y además de viajar podéis pasaros y disfrutar. La mayoría comienzan a finales de Noviembre y se instauran hasta Enero 🙂

6. Celje, Eslovenia

Celje pese a ser una ciudad eslovena pequeña pero con encanto, su mercadillo era algo pequeño. No obstante recorría las principales calles de la ciudad, mas bien como la avenida principal que era peatonal, ya que la gran parte de Celje, su centro histórico era peatonal, lo que para este tipo de actos esta genial, porque en mi opinión, si puedes no cortar el trafico (que dudo que haya mucho allí) mejor que mejor.

La decoración era muy de arbolitos había arboles navideños por todos lados en el recorrido y en las calles paralelas, muy bonitos, además es como el típico pueblo de película navideña, verde rodeado de montañas, nevado y acogedor.

Por tanto, si vais a Eslovenia en navidad podríais pasaros una mañana que seguro disfrutáis de un bonito día.

New Generic

5. Viena, Austria.

El mercadillo de Viena, para mi gusto fue escueto, pero en su defensa diré que fuimos en octubre, y que acaba de empezar pero no lo habían inaugurado como oficial aun, por lo que no estaba montado el 100% del mercadillo.

El mercadillo que nosotros vimos estaba situado detrás, o como bordeando mas bien, la Catedral de Viena eran dos filas de puestecitos monísimos que parecían de madera (aunque no lo eran) con un montón de cosas, a la entrada y salida del paseíto que habían hecho para que vieras tranquilamente ambas filas habían puesto dos pequeños arboles de navidad con sus respectivas luces y adornos. Todo muy entrañable.

Habia varios puestos de bebida, en los cuales tu pagabas más si era la primera vez que pedias, ya que comprabas una taza muy mona con forma de bota navideña que ya era para ti para siempre y luego te echaban la bebida, por tanto la segunda bebida que pidieras al tener ya donde echarla salia mas barato.

Creo que el total eran 3€, dos por la taza-bota y uno la primera bebida y siguientes. Fue un detalle bonito que por supuesto aun guardo junto a nuestra colección de vasos de chupitos.


4. Bratislava, Eslovaquia.

Como ya sabéis en el post que publique no hace mucho Viena y Bratislava en tres dias (veréis que me encanta hacer publicidad de mis post), he ido a Bratislava dos veces, la primera cuando visite Viena y la segunda que aun no os he contado cuando fui a Budapest .

La segunda vez que volví, fui también un solo día, pero ¡ya habían puesto el mercadillo!, era muy mono, situado en dos partes la primera (por orden a como las vi yo) estaba como en la calle central del Centro Histórico, la llamada Plaza Hviezdoslavovo námestie era acogedor pero pequeño para mi gusto, quizá más que el de Celje, es probable que de todos fuese el mas pequeño también debido a la localización.

No obstante, las casetas eran muy monas, ya que intentaban imitar casas en miniatura, ¿sabéis las típicas casas de madera con el tejado nevado con ventanas de cuadrados? pues así pero versión mini.

También en esta plaza tenían numerosos puestos de comida, así que olía demasiado bien para ser verdad. Además de esto pusieron una mini pista de patinaje, yo no soy muy fan pero para el que le guste es un detalle.

La otra parte se situaba un poco mas dentro, en la Plaza Mayor y rodeaba dicha plaza como si fuera un fuerte de estas casetas que os digo tan monas, aquí había mas puestos para comprar detallitos y alguno que otro de comida, pero menos, sobretodo tenían bebidas calientes.

96

En esta plaza en vez de pista de hielo pusieron un escenario, y cuando fuimos nosotros, estaban interpretando danzas que supongo eran típicas de allí, ya que los trajes que llevaban parecían ser tradicionales (digo parecían porque de su cultura no entiendo y tampoco querría ofender). Como el de Celje, este también fue súper mono y acogedor.

 


3. Maribor, Eslovenia.

Decir en primer lugar que un pedacito de mi se quedo en Maribor, asique siempre, esto es como un hijo (o eso creo porque no tengo), siempre lo voy a ver precioso maravilloso y de lo mejor. Vamos que si hubiera que inventar una ciudad, la mía seria esa.

Por tanto como este post va de mercadillos el suyo a mi me encanto.

Básicamente se divide también en varias partes por toda la ciudad como los próximos que os mencionaré. Son puestecitos algo mas feos que los de Bratislava pero que tambien tienen cosas monísimas y la mayoría artesanales.

Poseen una decoración muy mona puesto que en la Plaza situada en Glavni trg ponen un árbol de dimensiones gigantescas súper decorado y precioso, aunque la decoración se expande por toda la ciudad. (aunque no es tan excesiva como Ljubljana de la cual no hablare pero su decoración navideña es sencillamente ES-PEC-TA-CU-LAR)

Lo bonito de Maribor, es que al igual que Celje transmiten esa sensación de la «magia de la navidad» y si nieva ya ni os cuento, es todo super acogedor y la gente muy amable por cierto. Suele tener también actividades y como desfiles por las calles para cautivar tanto a niños como a mayores.


2. Zagreb, Croacia.

IMG-20151219-WA0074

El mercadillo de Zagreb, del cual ya aventure en post anteriores, fue espectacular, el mas increíble de todos los que he estado. He de reconocer que lo que es el mercadillo en si las casetas y tal era pobre, pero como estaba decorado era maravilloso.

Nada mas salir de la estación de tren te encuentras de cara con una pista de hielo inmensa que iba hasta el Art Pavilion y tras este, estaban los puestecillos, había una casita de papa Noel y casetas de dulces que menudos dulces :).

Zagreb (5)

Pero hay no quedaba la cosa, el mercadillo no era únicamente la avenida principal, si no que si subías hacia la Plaza Ban Jelačić te encontrabas con dos filas de puestecillos, el de la derecha te llevaba hasta una plaza donde estaban las casetas mas de comer y beber, y el de la izquierda hacia la parte alta de Zagreb, que es muy bonita la verdad, pero demasiadas cuestas.

El mercadillo estuvo genial, pero por la noche todavía era mas bonito, solo por la espectacular pista de hielo (a la que no, no entramos, porque no se patinar) valía la pena. Es que no era una pista en plan circular y ya, sino que tenia como su recorrido y tal y un bar donde aguardar la espera hasta tu turno.

Sin duda uno de los mercadillos mas bonitos que he visto. ¿Y porque no esta en el numero uno? Bueno, la verdad que estaba muy disputado, pero en realidad el mercadillo de Zagreb se resume a pista de hielo, y dulces, había también algún que otro espectáculo y muérdagos ideales, pero de comprar chorraditas y tal era bastante escaso, era como muy bonito y a la vez muy repetitivo. Pero me encanto.

IMG-20151219-WA0071

1. Budapest, Hungria

Y por último, en primer lugar he querido poner el Mercadillo de Budapest. Porque era enorme, en cada rincón, en cada plaza, fueras a donde fueras había puestos ideales esperándote.

Debido al gran numero de puestecillos y zonas donde estos se situaban no he puesto donde estaban, porque sinceramente me parece innecesario, imposible ir allí y no ver ninguno, al igual que creo que es imposible también verlos todos.

Muchos de cerveza, y comida, pero muchos otros de cosas para comprar, a mi me encantan los puestos de cosillas así, porque me encanta mirar todo y me compraría todo si tuviera dinero claro. En definitiva Budapest tenia tantos puestecillos como gente merodeando por allí. La verdad es que había tanta gente, que apenas se podía sacar fotos medio decentes.


*Actualización 2022* Como estos últimos años he tenido la suerte se viajar mucho os dejo a continuación otros dos mercadillos navideños que nos os podéis perder!

BONUS 1. Paris, Francia

En diciembre de 2021 tuve la suerte de poder visitar París envuelto en la magia de la navidad, siempre he querido ir a Alsacia puesto que los mercadillos más famosos de Francia se encuentran en esta zona del país sin embargo, en París no se quedan cortos.

En el post sobre qué ver en París os cuento los distintos mercadillos que había por Paris, sin embargo, yo me quedo con el mercadillo de comida al que fuimos situado en el Parque de las Tullerías muy cerquita del Louvre.

En este mercadillo había sobre todo puestos de comida, tanto para cenar en condiciones como para tomar un riquísimo dulce. Pero no solo es comer, en este mercado además de una noria gigante y de varias atracciones infantiles y no tan infantiles había una enorme pista de patinaje y múltiples casetas para comprar detalles y regalos.


BONUS 2. Torrejón, Madrid, España

Hace escasos años el mercadillo de navidad de torrejón fue elegido como el mejor mercadillo de Europa tal fue el evento que os hice un post específico sobre ello donde os cuento todo lo que se podía hacer : Torrejón Capital de la Navidad 2018

Generalmente todos los años vamos a ver las luces de Torrejón porque ponen una pantalla gigante con miles de luces y hacen un espectáculo musical que está bastante chulo la verdad. Además hay mucho puestos de comida y atracciones para niños y no tan niños que invitan a pasar una tarde diferente y divertida.

Hasta que el covid-19 llegó a nuestras vidas para cambiarlo todo la entrada al recinto era gratuita pero ahora con la excusa y demás cobran unos 3 o 4 euros por la entrada al lugar. Aún así sigue mereciendo la pena ir al menos un día, aunque ya os aviso que si vais en coche es muy difícil aparcar por la cantidad de gente que se congrega.


Espero que este post os haya gustado, las fotos son malas y escasas, pero entre las multitudes a mi nunca me sale nada decente. Aunque espero que os haya inspirado si estáis pensando en un viajecito estas navidades, siempre es un punto extra que el lugar de destino tenga algún evento extra, como en este caso los mercadillos de navidad.

Regálame un dulce en mi próximo viaje

Con lo que cuesta un dulce puedes ayudarme a seguir creciendo y mejorando mi contenido 🙂

1,50 €

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s