Donde comí en Berlín

Como ya sabéis viaje con mi madre una semana a Berlín, así que como la vez anterior os traigo un nuevo post sobre los lugares en los que comimos durante nuestras vacaciones, por si os pasáis por allí este verano y queréis tomar alguno como referencia 🙂

Intentare enlazaros la pagina web de cada sitio por si os animáis a ir a alguno de estos restaurantes donde paramos nosotras 🙂

¡Espero que os sirva y os abra el apetito!

Al final os dejo un resumen de nuestro presupuesto en comida estos 6 dias. Tener en cuenta que en Berlín lo caro no es comer, es beber.

Teras

El primer día comimos en un restaurante llamado Teras, era básicamente de kebabs, durum y hamburguesas, aunque también tenían pizzas y pasta.

Se pedía y pagaba en barra y dependiendo de tu pedido te lo servían al momento en la misma. Esto se debe a que por ejemplo los kebabs y los durums te los personalizaban con los ingredientes que quisieras.

Nosotras pedimos dos menús de hamburguesas así que nos sirvió en la mesa un camarero muy simpático.

Los menús eran bastante económicos y salían más rentable que pidiéndolo por separado. Parece obvio, pero lo digo porque en algunos lugares a veces no sale rentable.

Mi hamburguesa llevaba queso y la de mi mamá era normal, ambas estaban impresionantes. La verdad que en calidad precio estaba muy bien.

Fallaron en el tema bebidas, estaban calientes y no tenían vasos de ningún tipo :/

La pared estaba llena de fotos del dueño con gente importante alemana en el restaurante, tenía una foto de él con la canciller Merkel o con un doble bien parecido repetida para que se viera bien 🙂

La comida nos salió por menos de 15e en total.


Al dente

Para cenar tenía mono de pizza, así que dando vueltas por el barrio del hotel nos topamos con un restaurante italiano. Sin pensarlo mucho entramos era Al dente.

Los camareros amables y el lugar acogedor, nos sentamos donde quisimos aunque al rato, antes de servirnos, nos pidieron movernos para juntar mesas y que se sentaran un grupo grande de niños.

Como nos hicieron movernos nos trajeron una tapita de pan con tomate como cortesía del restaurante. Fue un detalle la verdad.

Mi mamá pidió una lasaña carbonara y yo la pizza que más queso tenía que era la de rúcula. Ósea, ¿Qué les pasa? No tenían una pizza de cuatro quesos o de solo queso en toda la carta, muy mal para una amante del queso como yo.

No soy muy fan de la rúcula y eso parecía una ensalada pero no me disgustó. Quité gran parte y la verdad es que estaba rica 🙂

No pedimos postre porque no pude acabarme mi plato.

No nos cobraron el pan y eso es raro en un italiano así que la cena nos salió por menos de 20 euros nada mal.


Currywurst express

El segundo día comimos el famoso currywurst, que Berlín está plagada de carteles que te lo anuncian y recomiendan. Aunque lo que nos animo a probarlo fue la recomendación de mi chico que de comida sabe y mucho, así que en ese tema si dice que está bueno pues se prueba 🙂

Había mucha gente por todos lados, así que fuimos a uno de los restaurantes de take away que hay en Alexanderplatz, el Currywurst express.IMG_2957

Y muy bien, por 5 euros cada una tenías tu menú con patatitas y bebida fresquita. Así que lo compramos y nos fuimos al hotel a comérnoslo allí.

Tienen mesas pero no era cómodo y queríamos descansar. Por lo que vosotros si queréis podéis quedaros y tomarlo allí sin problema, nosotras nos lo llevamos porque nuestro hotel estaba bastante cerca y nos rentaba mas, además que, seamos sinceros somos unas comodonas.

En la foto la verdad que el aspecto es un poco asi, pero estaba realmente rico y nos llego todo bastante calentito hasta la habitación.


Alt-Berliner Wirtshaus

Decidimos buscar un sitio de comida típica para cenar y caminando nos topamos con el Alt-Berliner Wirtshaus, un restaurante alemán con platos típicos y de aspecto rustico. Al parecer es una cadena y hay mas de uno por la ciudad.

Tenían la carta en varios idiomas incluido el castellano lo que le hace sumar puntos, ya que una de las cosas que peor llevo es traducir ingredientes o comidas.

La verdad que este restaurante nos gustó mucho, sobre todo el ambiente y estilo.

Para cenar nos pedimos un Hemdenmatze para mi madre, que no es mas que un filete de pechuga con guisantes y patatas, se lo trajeron partido al ser parte de la sección de niños. Y para mi un Strummer Max, que es una especie de tosta de patata con jamón y huevos fritos. Todo muy rico.

Cenamos por 25 euros en total. En verdad, los platos escogidos no eran caros, pero el precio de la comida en Berlín se infla mucho debido a la bebida.


Movenpick

El tercer día como sabéis fuimos a Potsdam a pasar el día por lo que comimos allí, en un restaurante llamado Movenpick, que estaba justo al final de nuestro recorrido por los castillos o al principio según comencéis vuestra ruta.

A nosotras nos vino genial porque llegamos justo a una hora decente para comer 🙂

El lugar estaba lleno y todos los platos tenían muy buena pinta, sin embargo estábamos ya tan cansadas que lo que menos teníamos era hambre, por lo que decidimos pedirnos dos ensaladas para comer.

Y así por primera vez en todo el viaje pedirnos un rico postre con el que llevábamos dias soñando, y es que no se que les pasa a los Alemanes, pero ni pizzas de queso ni postres con chocolate tenían en ninguno de los restaurantes en los que comimos durante nuestra visita asi que esta era la nuestra 🙂

Debo decir que este sitio estaba super lleno y todo tenia muy buena pinta además de la atención que fue muy buena, sin embargo, para ir al baño te cobraban a pesar de estar sentado comiendo en una mesa.

Nosotras no pagamos porque nos hicimos las locas y al ir por turnos íbamos sin nada al baño, porque me parece muy bien pagar si no consumes porque haces uso y asi pues es mas fácil que los mantengan limpios, pero consumiendo..

Alfinal comimos por un poco mas de 25 euros en total, teniendo en cuenta que mi copón de postre costó casi 10 euros no esta nada mal.


Vitruv

De Potsdam llegamos tan cansadas que decidimos cenar en el restaurante del hotel que se llamaba Vitruv y que pintaba carillo, pero bueno un dia es un dia.

La carta era bastante pequeña, tenia poco donde elegir la verdad, asi que tras mucho pensar que queríamos cenar mi madre se decantó por una gran ensalada y yo por un Schnitzel, que la verdad malo no estaba, pero el rebozado se iba muy fácil asique lo quite casi por completo.

Nos pusieron unas mantequillas con pan y un plato de degustación para amenizar la espera, sinceramente de todo eso solo me gustó una de las tres mantequillas. No obstante, fue un detalle.

Este es el restaurante más caro al que fuimos, pero al ser huéspedes del hotel nos hicieron un 40% de descuento asi que terminamos de cenar por menos de 35 euros en total.


Daniele

El cuarto día nos alejamos bastante del centro y también por supuesto de nuestro hotel, andamos bastante y estábamos muy cansadas asique decidimos comer algo rápido y baratito cerca del Palacio de Charlottenburg.

Nuestra elección fue un restaurante italiano, por lo que pedimos espaguetis con tomate y pizza margarita, bastante simple todo. Sin nada destacable.

El restaurante tenia pocas opciones en su carta, además de ser pequeño con un minúsculo baño unisex.

La verdad es que mucho no nos gustó demasiado, pero teníamos hambre y ganas de descansar.

Comimos por menos de 15 en total, el restaurante era bastante económico pero como siempre las bebidas alzan mucho el precio.


Burgermeister

Otra recomendación de mi chico fue esta hamburguesería, Burgermeister que, según dicen son las mejores hamburguesas de todo Berlín. Asi que, decidimos ir allí, ya que además se encuentra bastante cerca de la East Side Galery.

Es un antiguo restaurante situado debajo de las vías del tren, con un aspecto muy vintage. Aunque el lugar es muy muy cutre. Lo bonito es el local donde preparan las hamburguesas, pero el lugar donde sentarse es super cutre.

Básicamente porque no hay ni banquetas, Berlín es una ciudad en la que mucha gente va en bici, por lo que no es difícil encontrarse por todos lados barras para dejarlas. Bueno, pues las “sillas” para sentarse a comer en este lugar son esas barras con un poco de plástico para hacerlo un poco mullido y un tablón en medio.

Había muy pocas “mesas” para sentarse a comer, ya que cuando llegamos la cola era enorme estuvimos esperando una hora (sin exagerar) desde que llegamos hasta que tuvimos nuestra comida en la mano.

Las barras eran incomodas y a pesar de conseguir una de esas mesas cuando nos tocó el turno de pedir, decidimos irnos a un parque a comérnoslo de forma mas cómoda. La gran parte de la gente hizo lo mismo.

Pese a ser cutre el local y a la larga espera, debo decir que estaban riquísimas. Y como dato importante en Berlín, os diré que es el local en el que con diferencia esta la bebida mas barata.

IMG_3508Nos pedimos dos hamburguesas con queso, unas patatas también con queso para compartir y una afri-cola para beber.

Tanto la hamburguesa como las patatas eran caseras, tenían a un pobre chaval pelando patatas a destajo en el local. Algo que siempre mejora la calidad de la comida.

El resultado de la comida fue magnifico y cenamos en un tranquilo parque por menos de 15 euros en total. Sin duda aquí volvería, vale la pena.


Block house

Nuestro penúltimo dia comimos en un restaurante llamado Block House, sin duda la peor decisión de todo el viaje.

Pedimos solo dos ensaladas Cesar con pollo y una botella de medio litro de agua y nos cobraron 35 eurazos. Un robo a mano armada.

Resultó que la botella de agua costaba mas de 6 euros, menos mal que solo pedimos una, y el pollo en la ensalada cesar (que de toda la vida lleva pollo) era un suplemento de 7 euros del cual no nos informaron y ya veréis en la foto que era una risión de trozo. img_36421.jpg

En resumidas cuentas este restaurante no lo recomiendo y no me gustó absolutamente nada, además nos dieron las vueltas en monedas de 50 céntimos y de 20 para que dejáramos propina después del atraco.

Asique nos llenamos los bolsillos de monedas y por supuesto no les dimos ni las gracias. Mal la verdad muy muy caro este lugar para lo que es.

 


The sixties diner

Por la noche se nos hizo tarde deambulando por el barrio judío, asique decidimos parar a cenar en un restaurante de estilo americano The sixties diner, el estilo me recordó a algunos que había en Nueva York con su mini tocadiscos en cada mesa y sus sofás.

La verdad es que me gustan mucho ese estilo de restaurantes.

Lo malo de este lugar fue la carta, era amplia con mucha variedad pero los ingredientes y todo estaba en alemán, pedí un menú en ingles y no tenían. Asi que pedimos un poco a ojo, guiándonos por los nombres de los platos.

Tenían batidos pero justo de les había estropeado la maquina de helados por lo que me quede con las ganas.

Pedimos para cenar, mi madre una pizza con piña (si es de esa gente a la que le gustan) y yo un sándwich de pollo que estaba muy rico. Y de postre cheesecake 🙂

Todo estaba de 10. Sin duda volveríamos.

Cenamos por menos de 25 euros lo que no esta mal contando que pedimos postre 🙂


Oase

El último día comimos cerca de Alexarderplatz como nos llovió no lo pensamos mucho y nos decantamos por el Oase Cocktailbar, que además de cócteles tiene restaurante.

La carta era bastante buena en cuanto a cantidad y resultó que tienen varias horas felices en este lugar, una en las que las bebidas alcohólicas son todas a 5 euros y otra que fue la que pudimos aprovechar en la que toda la pasta y todas las pizzas estaban por 7,5.

Concretamente de 12 a 17 horas tienen esta oferta, que, salvo si quieres una margarita o la pasta mas simplona, renta bastante ya que alguna pizza asciende a 11 euros.

Nosotras elegimos unos espaguetis con salmón que estaban de muerte y una pizza de pepperoni riquísima también 🙂

La camarera fue encantadora, sabia varios idiomas y nos hablo en castellano algo que a mi madre la vino muy bien. La chica fue amable y muy atenta.

Alfinal la comida nos salió por unos 20 euros


Wonderpots

Para terminar con este post, os dejo con algo dulce.img_3783.jpg

Nos tomamos un rico yogurt helado en Wonderpots, por menos de 5 euros tienes una gran tarrina a la que le puedes echar tres toppings a elegir entre una gran variedad de ellos.

Asi que os dejo los ricos helados que nos pedimos para terminar con buen sabor este post 🙂

 


PRESUPUESTO TOTAL comer en Berlín 6 dias dos personas: 240€ 

Anuncios

2 respuestas a “Donde comí en Berlín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s